NOTICIAS

La Núñez pone en marcha su Plan de Continuidad Virtual (PCV) y es un éxito.

Desde el pasado 16 de marzo, se puso en marcha el Plan de Continuidad Virtual – PCV, para continuar con el desarrollo de las actividades académicas, ante la suspensión de clases presenciales y el acatamiento de las medidas de contención para enfrentar el COVID-19. Durante el año 2020 se ha venido realizando un trabajo mancomunado con docentes y estudiantes, quienes acorde a las circunstancias han tenido que superar el desafío, desarrollando sus clases en entornos mediados por las nuevas tecnologías y en el marco de la flexibilidad académica.

El Plan de Continuidad Virtual –PCV, estuvo dividido en tres fases de desarrollo que tenían la intención resolver lo relacionado con la adaptación y aplicación de una educación integral de calidad, comprometida con las necesidades de cada uno de los miembros de la institución. En la primera fase se construyeron los lineamientos sobre los que se soportaría el PCV y se realizaron capacitaciones para el personal de la Curn (docentes y estudiantes) para que aprendieran las nuevas medidas y estrategias a seguir. En la segunda fase se pusieron en marcha los lineamientos con los que se desarrollarían las clases, teniendo como base la plataforma SIACURN, Google Meet y Classroom. En la tercera y última fase se llevó a cabo el seguimiento y evaluación de todas las acciones realizadas, arrojando como conclusión que el PCV fue un éxito y que la institución estuvo a la altura de la emergencia.

Es así como los programas académicos de las Facultades de Ciencias Contables y Administrativas, Ciencias Sociales y Humanas e   Ingenierías desarrollaron actividades académicas y las prácticas profesionales bajo la metodología de Educación Remota, en dos formas diferentes de aprendizaje a través de la (modalidad sincrónica) y la (modalidad asincrónica).

De igual forma, los programas académicos de las Facultades de Ciencias de la Salud cursaron las asignaturas teóricas y el componente teórico de las asignaturas teórico-prácticas, bajo metodología Educación Remota (modalidad sincrónica y asincrónica), retornando a la presencialidad en el tiempo que correspondía, dentro del marco de las decisiones gubernamentales, permitiendo que se desarrollaran las clases de componente práctico, con la calidad que exigen los programas académicos y con el retorno al campus universitario con todos los protocolos de bioseguridad institucional y de laboratorios.

Gracias a la responsabilidad y compromiso de nuestros estudiantes, del personal académico administrativo, directivos, a la infraestructura tecnológica, al departamento de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), el desarrollo de las clases y de los servicios de apoyo y acompañamiento se han ofrecido de forma permanente y de manera normal para garantizar el cumplimiento de los objetivos esperados de aprendizaje.

Normatividad Institucional